Este pequeño país de Europa Central ha tenido mucho auge del turismo en los últimos años, y no nos extraña: Paisajes de cuento de hadas, balnearios, castillos, naturaleza, su gastronomía, vino y cerveza… No nos ha dado tiempo a verlo todo cuando pasamos por la Republica Checa en furgo, pero hemos disfrutado de Praga y de sus bonitos parajes.

Nos quedamos a dormir al lado del bonito castillo Veveří. Un sitio muy tranquilo donde vimos la luna levantarse de entre los árboles.

castillo Veveří

Al día siguiente visitamos Praga. El río Moldava, el barrio judío, el Castillo de Praga o el puente de Carlos… No sabríamos con qué quedarnos. ¡Nos ha encantado!

República Checa – Ciudad de Praga

Tips para recorrer la república Checa en furgo

  • Para conducir por las carreteras de peaje es necesario hacerse con una viñeta. Es casi obligatorio, si te fijas en este mapa.
  • La viñeta más barata es la de 10 días, sale en 310 CZK, que son sobre 12€.
  • La viñeta se puede comprar en cualquier gasolinera. En una pegatina que se pega en el parabrisas.

    Viñeta de la República Checa

  • El diésel no estaba especialmente barato, quizás un poco más que en España.
  • No hemos tenido problemas para pernoctar.
  • El límite de velocidad en las autopistas es de 130 km/h.

Mapa de carreteras de peajes en la República Checa