Conocida como la ciudad de las 100 torres, la capital de la República Checa es una de las ciudades más bonitas para visitar del país. A orillas del río Moldava, con más de 1 millón de habitantes es también, la ciudad más poblada de la República Checa. ¡Te contamos los imprescindibles de Praga en un día!

Llegamos a la ciudad en furgo, aparcamos a las afueras y nos acercamos caminando al centro. Un poco recelosos porque vemos un coche ‘un poco’ destartalado’. Estamos en Octubre, y hace mucho frío, así que andando, ¡también entramos en calor!

Praga – Lugar donde aparcamos y de camino al centro

Museo Nacional

Ubicado en un edificio neorrenacentista, en la plaza Wenceslao, una de las más transitadas de la ciudad.

Praga - Museo Nacional

Praga – Museo Nacional

Torre de la pólvora

No hay lugar más bonito para entrar en la ciudad vieja que atravesando la torre de la pólvora. Una de las 13 torres góticas de la muralla de la ciudad. En esta torre, ennegrecida como si estuviera quemada, era donde se guardaba la pólvora.

Praga – Torre de la pólvora

Al lado está la casa municipal, en un edificio art noveau muy llamativo.

Praga – Coche antiguo y casa municipal

Plaza de la ciudad vieja

El corazón de la ciudad es la plaza de la ciudad vieja, unos de los lugares más concurridos de Praga. Aquí está la Iglesia de Nuestra Señora del Týn.

Praga – Plaza de la ciudad vieja

También el reloj astronómico y el Monumento a Jan Hus, teólogo y filósofo Checo que murió en la hoguera tras ser condenado por herejía.

Praga – Iglesia de nuestra señora y Monumento a Jan Hus

El Metrónomo

Caminamos por el puente de Cechuv, a orillas del río, para llegar hasta el bonito mirador donde se encuentra el Metrónomo.

Praga – puente de Cechuv y Cisne tras catamarán

Construido en 1991, en el mismo lugar donde estuvo el monumento dedicado al líder soviético Stalin, demolido hace más de 4 décadas.

Praga – Vistas desde el metrónomo y el metrónomo

Las vistas desde este montículo ¡son privilegiadas!

Praga – Vistas desde el metrónomo. Paramos a tomar un tentempié, y alguien también estaba hambriento

Castillo de Praga

A menos de 1 km del metrónomo está el Castillo de Praga.

El paseo es bonito, por el camino encontramos el monumento conmemorativo a las fuerzas aéreas durante la II guerra mundial, y el monumento a los soldados caídos.

Praga – Monumento a los caídos y monumento a las fuerzas aéreas

Las calles están muy animadas, y hay muchos tranvías, el medio de transporte publico mas común para recorrer la ciudad.

Praga – Tranvías y animaciones en la calle para niños

Subiendo hacia el castillo encontramos unas vistas preciosas de la ciudad.

Vistas desde el castillo de praga y artistas callejeros

El castillo de Praga fue construido en el siglo IX, y es la joya de los monumentos de la República Checa. En el castillo podemos encontrar edificios entre un entorno medieval con callejuelas empedradas y bonitas fuentes. Entre los que caben destacar la catedral de San Vito.

La catedral de San Vito

Esta impresionante catedral se terminó de construir a finales del Siglo XX. Aquí yacen los restos del rey Wenceslao IV.

Praga – Catedral de San Vito

Antes de la catedral podemos ver la entrada original al palacio de Rosenberg.

Praga – palacio de Rosenberg

Volvemos a cruzar el río por el puente de Mánes. Al otro lado nos espera el Rudolfinum, salón de conciertos.

Praga – Rudolfinum y vistas desde el puente de Mánes

Josefov

Paseamos por el barrio judío, al lado del puente de Mánes. Podemos ver las sinagogas, el antiguo cementerio judío o el ayuntamiento judío.

Praga – Sinagogas en el barrio judío

Puente de Carlos

¡Es increíble la cantidad de gente que hay aquí! Uno de los lugares más famosos de Praga. Es un puente peatonal, construido en la edad media, y con un total de 30 estatuas repartidas en los dos extremos el puente. La más famosa es la de San Juan Nepomuceno, donde éste fue tirado al agua. Aquí puedes pedir un deseo con la mano en la base de la estatua.

Praga – Famoso puente de Carlos

Casa danzante

Ya de vuelta nos encontramos este edificio, en el Nove Mesto (La ciudad nueva), que representa a los bailarines Fred Astaire y Ginger Rogers. Dedicado a oficinas. Este barrio tiene una gran oferta en restauración, y puedes encontrar edificios como la ópera, el teatro, o el museo.

Praga -Vistas del río y edificio danzante