Después de pasar por Estonia, atravesamos Letonia en furgo tras visitar otros muchos países rodando y viviendo en nuestra furgo.

No podíamos pararnos ya muchos días, por lo que sólo nos dio para elegir un destino en este país, y fue Riga, la capital.

Eso si, si quieres leer nuestros consejos para viajar en furgo no te pierdas este post. Y si no vienes rodando, ¡aquí puedes encontrar los vuelos más asequibles!

Riga

Una ciudad marcada por su pasado soviético y sus construcciones medievales, que se mezclan con más modernas construcciones neoclásicas. La ciudad más grande de los países bálticos, atravesada por el río Daugava ¿te vienes a conocerla?

Nos quedamos a dormir a las afueras de la ciudad, al lado de un bonito bosque. Aparcamos a las afueras de la ciudad, cerca de la biblioteca.

Letonia en furgo

Hacía un frío, ¡que así fuimos!

Nos morimos de frío en Riga

Biblioteca

Como si fuera una enorme buque se alza el enorme edificio de la biblioteca. No podemos resistirnos a entrar para verlo y de paso, escapar durante un rato del frío.

Biblioteca de Riga

Puente de piedra (Akmens tilts)

Nos dirigimos hacia el centro cruzando el puente de piedra. Con vistas al puente del ferrocarril, el primer puente ferroviario de la ciudad, de hierro, construido cuando la ciudad estaba en mano del imperio ruso.

Riga – Puente de Piedra

Plaza del ayuntamiento

Una de las plazas más famosas de la ciudad, en el centro histórico, encontramos el ayuntamiento, de color rojo. Esta plaza fue arrasada completamente por las bombas, y vuelto a reconstruir. Esta vez nos lo encontramos en obras. Al lado, la iglesia de San Pedro, una iglesia Luterana.

Riga – Plaza del ayuntamiento

Callejeando en los alrededores, encontramos simpáticas esculturas y varias iglesias.

Callejeando por Riga

Mercado central

Uno de los más grandes de Europa, a orillas del río. Patrimonio de la UNESCO, sirvieron como hangares zepelin durante la I guerra mundial.

Mercado central de Riga

Ahora utilizado como mercado, hay puestos tanto fuera como dentro de las instalaciones. No sé como pueden aguantar fuera, porque hace demasiado frío.

Mercado central de Riga

Dentro nos encontramos un lugar muy colorido, con puestos de todo tipo. Dulces, frutas, verduras, y mucho pescado seco salado.

Mercado central de Riga

Opera nacional de Letonia

No pasará desapercibido el edificio donde se celebran las óperas y el ballet Nacional.

Opera nacional de Letonia

Monumento a la libertad

En 1935 se erigió este monumento construido en honor a los soldados que fallecieron en la guerra de la independencia. Cuando lo vimos, la guardia letona estaba realizando el característico cambio de guardia.

Monumento a la libertad – Riga

Catedral de la Natividad de Riga

Construida en el siglo XIX, a tenido varios usos, hasta pasó por ser un planetario. Volviendo a ser edificio de culto religioso en 1991.

Catedral de la Natividad de Riga

Museo Nacional de Arte de Letonia

Con la mayor colección de arte del país, alberga una exposición permanente con obras Letonas desde el siglo XVII hasta hoy.

Museo Nacional de Arte de Letonia

Parque Bastejkalna

Este parque divide la ciudad vieja y la nueva ¡Lo vimos precioso vestido de otoño! Podrás cruzar su canal por pequeños puentes llenos de candados donde la gente deja sus deseos.

Parque Bastejkalna  – Riga

Torre de la pólvora de Riga

Una de las torres que todavía se conservan de las murallas de la ciudad, se puede visitar de forma gratuita.

Torre de la pólvora de Riga

Las tres hermanas

Caminando por el casco antiguo nos encontramos las construcciones más antiguas de la ciudad. Tres casas pegadas, que fueron construidas en diferentes épocas por hombres de la misma familia.

Las tres hermanas – Riga

Volvemos a cruzar el puente para despedirnos de Riga y por el camino nos encontramos una bonita iglesia de reminiscencias Rusas.

Riga – Letonia