Cracovia, la antigua capital de Polonia, es uno de los lugares que más turistas atrae en Polonia. ¡Y no no extraña! Ha sido capital Europea de la cultura, y es uno de los centros artísticos y culturales más importantes del país. ¡Te contamos lo que ver en Cracovia en un día!

La atraviesa el río Vístula, el río más largo que desemboca en el mar báltico. Las ciudades que están al lado del mar o cerca de un río tienen un encanto más especial.

Montículo Kościuszko

Nos quedamos a dormir aquí al lado, así que pasamos a visitar el montículo, homenaje al general Tadeusz Kosciuszko. Convertido en héroe nacional, por dirigir el levantamiento contra las fuerzas Prusianas a finales del siglo XVIII, y luchar contra los británicos en la Guerra de Independencia de los Estados Unidos.

Cracovia – Montículo y pernocta

De camino al centro de la ciudad, nos encontramos con que el día anterior hubo un concierto de Gogol Borgello, y estaban jugando en el jardín a las cruzadas.

Cracovia – Cartel de Gogol Bordello y juegos de espadas en el parque

Museo nacional

Nos acercamos al museo nacional atraídos por una exposición temporal con reliquias de la segunda guerra mundial.

Cracovia – Museo Nacional

Plaza del mercado

La plaza medieval más grande de toda Europa y una visita obligada. En el corazón de la ciudad encontrarás varios monumentos. Hay mucha vida, muchos turistas haciéndose fotos, bares y restaurantes, tours, palomas, carruajes de caballos, y también puestos de flores y artesanías.

Cracovia – Eros Spętany en la plaza del mercado

Basílica de Santa María

Iglesia de estilo gótico, que fue declarada basílica en 1970. Tiene un característico color rojo del ladrillo.

Torre del antiguo ayuntamiento

Es lo único que quedó del antiguo ayuntamiento. Esta torre de 75 metros albergaba las mazmorras en su sótano, donde se torturaban a los capturados en la guerra.

Cracovia – Torre del antiguo ayuntamiento y Basílica de Santa María

Lonja de paños

En el medio de la plaza, este edificio renacentista es uno de los más reconocibles de la ciudad. Era un centro de comercio donde se realizaban los trueques durante el período de transición de la edad media.

Cracovia – Lonja de paños

Eros Spętany

Escultura del polaco Igor Mitoraj, es una de las principales atracciones de la plaza. Complicado hacerse una foto en solitario!

Al lado, una vitrina para hacer donaciones.

Puerta de Florian

La puerta de Florian es la única puerta que se conserva de las antiguas murallas de la ciudad.

Cracovia – Puerta de Florian

La barbacana

Atravesando la puerta de Florian encontrarás la Barbacana, que defendía las murallas de la ciudad en la edad media.

Cracovia – La Barbacana

Teatro Juliusz Słowacki

Al lado de la Barbacana se encuentra el espectacular edificio barroco del teatro, rodeado de un parque. En el exterior, se estaba realizando una exposición de fotografías de la época del holocausto.

Cracovia – Teatro Juliusz Słowacki

Colina de Wawel

Caminando un poco más llegamos hasta la Colina de Wawel, no sin disfrutar de la ciudad por el camino.

Callejeando por Cracovia

Aquí se encuentra el castillo y la catedral de Wawel. Hay unas preciosas vistas al río Vistula, y se encuentra también la gruta donde vivió el dragón de Wawel. Cuentan las leyendas que el dragón se comía a los ciudadanos y nadie podía acabar con él, hasta que un zapatero rellenó un cordero con azufre que el dragón se comió. Le dio tanta sed, que se bebió toda el agua del río Vístula y después explotó.

Vistas al río Vistula desde la colina de Wawel – Varsovia

La catedral de Wawel es uno de los edificios religiosos más importantes de la ciudad. Un santuario nacional donde se han coronado los monarcas Polacos.

Catedral de Wawel – Cracovia

El palacio real de Wawel

Construido en el siglo XIV, consta de 3 estancias situadas alrededor de un patio central, que se puede visitar de forma gratuita. Utilizado ahora como museo, uno de los más importantes de la ciudad.

Cracovia – El palacio real de Wawel

Szalone widelce

Nos recomiendan este típico restaurante para comer, al lado de la Barbacana, con comida típica polaca. ¡Nos ponemos las botas! La comida está deliciosa. Eso si, no es barato (Para ser polaco).

Comida típica – Cracovia