Sabemos que esta ciudad se merece más de un día para visitar, aunque teníamos la agenda un poco apretada en nuestro roadtrip por Dinamarca. La capital verde Europea de 2014 nació como una ciudad pesquera Vikinga, fue bombardeada en la Segunda guerra mundial, y fue reconstruida con el plan urbanístico el proyecto de los cinco dedos, para crecer prósperamente y convertirse en una de las ciudades más felices para vivir.

La Sirenita, Nyhavn, el jardín botánico, o el kastellet, entre las mejores cosas que ver en Copenhague en un día.

Como llegamos en furgo, aparcamos a las afueras, cerca del Experimentarium, para evitar pagar las caras tarifas del centro, que varían en función de la zona y la hora.  Nos movemos en bici para recorrer la ciudad.

¿Que no tienes coche? Puedes venirte ¡en avión!

Kastellet

Una fortaleza con forma de estrella y muchos espacios verdes que se utiliza como parque y para varias funciones militares. Aquí dentro hay varios edificios, como un molino o una iglesia.

El parque está muy animado, y rodeado de agua.

Copenhague – Kastellet

La Sirenita Den lille havfrue

Esta bonita escultura de bronce es uno de los iconos de la ciudad. Se encuentra al lado del Kastellet, en el paseo de la costa de Langelinie.

La encargo el hijo del fundador de Carlsberg, en homenaje a una bailarina de ballet que tuvo grandes éxitos con una obra inspirada en el cuento la Sirenita, del escritor Danes Andersen, de Odense, ¡ciudad que te recomendamos visitar también!

La Sirenita de Copenhague

A su lado, un montón de gente haciendo fotos, además te puedes tomar un café en un puesto ambulante y ir a los servicios gratuitos, que están bastante bien cuidados y hasta tienen papel.

Fuente de Gefion

En el parque Languelinie, y al lado del Kastellet, está la fuente de Gefion, llena de animales inspirados en la diosa de la mitología nórdica Gefjun. Fue donada por la fundación Carlsberg. Al fondo, está la iglesia de Alban, una iglesia anglicana.

Fuente de Gefion

Iglesia de Marmol Marmorkirken

Una iglesia Luterana, llamada la iglesia de Federico, ya que fue Federico V de Dinamarca quien lo mandó construir en el siglo XVIII, de estilo Rococó.

Iglesia de Marmol Marmorkirken

De frente, y camino al puerto, está el palacio real Amalienborg, residencia de invierno, donde se puede ver la guardia real.

Copenhague – Palacio Real

Aquí al lado está también el teatro, casi sobre le agua.

Nyhavn – Nuevo puerto

Y llegamos al famoso barrio de Copenhague, un paseo marítimo sobre un canal con construcciones originales de siglo XVII. La mayoría eran hoteles, cada uno de un color, pero también bares, restaurantes y cafeterías. El canal está lleno de barcos históricos.

A la entrada del canal hay un ancla, el Mindeankeret, un monumento conmemorativo a los marinos daneses que murieron en la Segunda Guerra mundial.

Nyhavn – Copenhague

Aquí encontrarás un montón de gente paseando y tomando algo en la calle. ¿Una Carlsberg? Por 55 Kr Danesas puedes disfrutar de una bien fresquita (Casi 6 eurillos). Cuando pasamos, nos encontramos una concentración motera.

Ancla Nyhavn y concentración motera – Copenhague

Lugares de interés

De camino hacia el ayuntamiento encontramos lugares de interés como el palacio de Christiansborg, donde está el tribunal supremo, la NY Carlsberg Glyptotek, un museo con la colección privada del hijo del fundador de la cerveza Carlsberg, o el museo Guiness de los Record.

palacio de Christiansborg, NY Carlsberg Glyptotek, y el museo Guiness de los Record

Ayuntamiento

El Rådhuspladsen está en pleno centro de Copenhague, es un edificio rojo con la torre del reloj. En la plaza del ayuntamiento hay otros edificios como el hotel Palace, monumentos como el de los músicos tocando el lur, y se celebran muchos eventos. Cuando fuimos por allí, había una gran bola simbolizando el planeta.

Al lado, está el parque de atracciones Tivoli, o la Strøget, la calle peatonal de tiendas más grande de Europa.

hotel Palace, ayuntamiento y Tivoli – Copenhague

Seguimos nuestro camino por la Strøget y llegamos hasta la Rundetårn, la torre redonda. Aquí se pueden ver unas vistas aéreas de la ciudad. Al lado está el Kultorvet, una plaza en medio de esta zona peatonal. Cerca está el castillo de Rosenborg, en medio de unos enormes jardines. La entrada no es gratuita, y cierra bastante temprano.

Rundetårn

Jardín Botánico

Nuestra última visita en Copenhague es al impresionante jardín botánico de la universidad de Copenhague. De 10 hectáreas, y parte del museo de historia natural de Dinamarca. Del siglo XIX. Es una maravilla pasearte por el jardín, que cuenta con más de 900 especies. Además, tiene un bonito lago, y varias estatuas.

Jardin botánico Copenhague

La ciudad libre de Christiania

Una pena que no nos haya dado tiempo a visitarla. Una zona de la ciudad cerca de la Nyhavn donde viven más de 1000 hippies en bonitas casas de colores. No se pueden sacar fotos, y aquí tienen sus propias leyes. En la entrada, se indica que estás saliendo de la UE. Este antiguo campamento militar fue habitado en 1970 por varias comunas hippies.

Una preciosa ciudad donde sin duda nos quedaríamos más días si tuviéramos la oportunidad. Nos quedamos con la famosa Sirenita, el Nyhavn o el jardín botánico, de una ciudad con aires vikingos, que flota en la abundancia y donde prima el silencio.