Cerca de la costa y a sólo 20 km de la capital está Haarlem, una pequeña ciudad donde podemos ver una de las estampas más características de Holanda; su molino de viento De Adriaan.

Haarlem – Canal y bicicleta

El molino, construido en 1778, se encuentra a orillas del Spaarne. Fue reconstruído en el siglo XX tras un incendio. Se puede visitar, por 3 €. Ofrecen visitas guiados por el museo y se puede acceder al mirador.

molino de viento De Adriaan

El casco viejo de Haarlem, atravesado por canales, es muy bonito de visitar, y se puede recorrer cómodamente a pie.

El corazón de la ciudad es la plaza mayor o Grotemarkt, a 10 minutos andando del molino. Aquí está la iglesia de San Bavón, el ayuntamiento o el Vleeshal. La iglesia de San Bavón es famosa por albergar el órgano de tubos más grande del mundo, de Christian Müller. Vleeshal, construido en 1600, es donde se celebraba el mercado de la carne. Ahora alberga el museo de Frans Hals y el museo de arqueología. En la Grotemarkt se celebra mercado los lunes y sábados, y en Agosto se celebra el festival Jazz & more.

Haarlem – Grote Markt

De Haarlem son característicos los hofjes, asilos para mujeres ancianas, construidos alrededor de patios. Algunos de ellos se pueden visitar los fines de semana.

No te aburrirás de pasear por las calles de Haarlem. Nosotros nos encontramos una boda y vimos a la novia pasar en un coche antiguo, muy acorde con las antiguas construcciones de la ciudad.

Haalem – Callejeando

También un Minibieb, una estantería para el intercambio de libros. Aquí puedes coger uno de forma gratuita y tenerlo el tiempo que quieras. La única condición es que ¡dejes otro de vuelta! Además, puedes degustar una cerveza Jopen en una iglesia, ¡Así es! Esta cerveza se fabrica en una antigua iglesia reformada.

Callejeando por Haarlem y Minibieb

Haarlem es una ciudad típica Holandesa, tranquila y con encanto.

Conoce más posibilidades sobre que ver y hacer en Holanda!