Al norte de Holanda, a unos 200 km de Amsterdam, realizamos nuestra última visita de nuestro paso por Holanda a la ciudad de Groninga en un día.

Aparcamos a las afueras, y vamos caminando hacia el centro. Pasamos por el curioso museo de artes, muy colorido sobre el río. Está en frente de la estación de tren.

Groninga – Canales y museo

Caminando hacia la plaza central, pasamos por unas galerías comerciales con mucho ambiente, artistas callejeros y mucha vida por las calles.

Groninga – Artistas callejeros

Paseamos por la Grote Markt, o plaza central. En esta plaza está el ayuntamiento, la torre Martinitoren (el edificio más alto de la ciudad) o el Drie Gezusters, uno de los pubs más grandes de Europa.

Groninga – Grote Markt y Martinitoren. Degustando unos dulces del mercado

Cerca del Grote Markt está el Vismarkt, la segunda plaza más grande de la ciudad, donde se celebra el mercado. Con puestos de dulces, frutas, verduras, quesos, y también muchas setas. Probamos alguno de los dulces, ¡están riquísimos! Y con el frío, sientan mucho mejor.

Vismarkt

A las afueras de la ciudad encontramos nuestra bici de repuesto en una tienda de segunda mano, por 100 €, después de que nos robaran una de las bicis en Paris. La verdad es que anda de maravilla. Lo malo es que hace ruido al frenar, y no tiene campanita. Pero tiene candado incorporado, marchas, y luces.

Groninga – Callejeando y bici

Aquí también paramos en una peluquería. El precio de lavar, cortar y peinar fue de 24,5 €.

Groninga es ciudad joven, universitaria, donde podemos encontrar una de las universidades más antiguas de los Países Bajos. Aquí muchos estudiantes vienen para mejorar su inglés. Es por eso que su vida nocturna es bastante activa, los bares y restaurantes, además, ¡abren todos los días!

Una ciudad pequeña pero con mucho ambiente joven, la próxima vez probaremos su vida nocturna!

Si vas a pasar unos días por este país, mira el recorrido que te proponemos.