Archivos por Etiqueta: roadtrip

Alemania en furgoneta

Nuestro paso por Alemania en furgoneta ha sido bastante breve, de 4 días. Cruzamos Alemania por el norte, en ruta de camioneros, entrando por Países Bajos para llegar a Dinamarca.

Hemos probado los típicos panes con salchicha y una hamburguesa ¡en el lugar de origen de las hamburguesas! Pues si, es Hamburgo.

Alemania - Hamburgo, y Bremen

Alemania – Hamburgo, y Bremen

Hemos visto a los Alemanes como aficionados al fútbol, bastante religiosos. Nos han decepcionado un poco sus míticas carreteras, donde no hay límites de velocidad. Sí, muy rectas, pero de 3 carriles y muchas obras. En comparación con los 6 carriles de las carreteras Holandesas, nos han quedado a poco. Eso sí, ¡van mangados igualmente!

Carreteras de alta velocidad alemanas

Carreteras de alta velocidad alemanas

Nuestra primera parada es Bad Zwischenahn, un pequeño pueblo cerca de Oldenburgo donde nos quedamos a pernoctar. Encontramos unos baños públicos gratuitos.

Bad Zwischenahn

Bad Zwischenahn – Alemania en furgoneta

Al día siguiente paseamos por Bremen. ¡Lee aquí lo que no te puedes perder de Bremen en un día!

Después nos vamos hacia la ciudad de las hamburguesas, Hamburgo. Aquí nos quedamos a dormir, para al día siguiente hacer la colada y las últimas compras antes de adentrarnos en el gélido y caro norte de Europa!

Lavandería de Hamburgo

Lavandería de Hamburgo – Alemania en furgoneta

Donde el nivel de vida es mucho más cara, por eso nos llevamos 2 carros de la compra para pasar al menos un mes en el norte.

De compras en el Lidl de Alemania

De compras en el Lidl de Alemania

El último día lo pasamos en Flensburgo, a 7 km de la frontera Danesa. Una pequeña ciudad a los pies del fiordo de Flensburgo. Lo más bonito es pasear por la calle Holm, la arteria principal de la ciudad, y el puerto.

Centro de Flensburgo y puerto

Centro de Flensburgo y puerto

Muy original, con muchos gatos pintados por los muros de los edificios, zapatos colgando de los cables de la luz, y aires daneses. Dicen que tiene uno de los mercados navideños más bonitos de la zona.

Flensburgo - Zapatos en los cables de la luz, aires daneses y gatos en las paredes

Flensburgo – Zapatos en los cables de la luz, aires daneses y gatos en las paredes

Paramos en un centro comercial cerca de la frontera para coger alguna cosa que se nos había olvidado y echar gasolina. Resulta que los precios son bastante más altos de lo que nos pensábamos. Recogemos allí a una chica danesa que estaba haciendo autostop y ¡atravesamos la frontera!

Alemania en Furgoneta

  • Baños de pago: En centros comerciales, en gasolineras, en grandes ciudades… En el primer sitio donde pernoctamos (un pueblo, bastante alejado) tenían baños públicos y gratuitos en un parking, pero fue el único donde encontramos. Incluso en el McDonalds, al lado de la estación de Hamburgo, hay una señora en la puerta controlando que sólo entren clientes.
  • La gasolina es más barata que en Bélgica o en Holanda, incluso que en España (hasta 10 céntimos de diferencia). Encontramos el diésel a 1.08 €.
Alemania - Precios de gasolinera Shell y máquina de reciclaje

Alemania – Precios de gasolinera Shell y máquina de reciclaje

  • Los semáforos se ponen en naranja antes de pasar a verde.
  • Áreas de pernocta: No hemos tenido problemas para encontrar ningún área. Hasta nos quedamos en el medio de ¡Hamburgo! Eso sí, con una pequeña anécdota que te contaremos en nuestro próximo post.
  • Parking: En los parkin de algunos supermercados es necesario utilizar un parkímetro para indicar la hora de llegada y no estar más de 1 hora. Hemos visto en el parking del Lidel a una policía haciendo fotos a un vehículo (suponemos que es porque se pasó de hora). Hay muchos carteles indicando que los parkings al aire libre son privados.
  • Supermercado: No hemos encontrado hipermercados. Sólo hemos visto Lidl y Aldi. Nos ha costado encontrar productos frescos (únicamente la oferta es de verduras y frutas, y no muy variadas), pero no carne o pescado. Eso sí, puedes comprar tabaco hasta en el supermercado.
  • Reciclaje: Utilizan un sistema de reciclaje que nos ha resultado bastante incómodo: Cada vez que compras una botella o lata de plástico te cobran adicionalmente 0,25 €. Tienes que devolver el plástico a la misma cadena de supermercados para que te lo devuelva. Metes la botella en una máquina, que te da un ticket canjeable en caja. Ese ticket ni siquiera lo puedes utilizar en otro supermercado de la misma cadena. No hemos visto botellas de agua de mayor capacidad de 1,5 litros.
  • Agua: No hemos encontrado agua en ninguna gasolinera. En un área de ACs lo tenían por 0,10 céntimos 10 litros.
  • Respetan tanto a los animales que ¡nos ha sorprendido! Una mujer le dejo su abrigo al perrete en una lavandería, y les ponen comederos en las gasolineras.
Alemania - Cuidado de mascotas

Alemania – Cuidado de mascotas

Observar las diferencias de cultura es sorprendente, y cuanto más nos alejamos de casa más se nota la diferencia! 

Hamburgo en un día

En nuestro roadtrip por Europa hemos hecho una parada de un día por la segunda más poblada de Alemania, a casi 300 km de Berlín. Más de la mitad de la ciudad fue reconstruida tras los bombardeos de la Segunda Guerra mundial, pero gracias a su importante puerto – Uno de los más transitados de Europa, tras el de Rotterdam – ha conseguido recuperarse. Aquí confluye el río Elba con los ríos Alster y Bille. Si no tienes mucho tiempo para visitar Hamburgo, aquí te proponemos un plan para un día en la ciudad.

Nos quedamos a dormir en la ciudad, casi a orillas del río, en un park4night con buena puntuación, en frente de la iglesia luterana de San Gertru. Por la mañana nos acercamos al centro en bici.

Hamburgo – park4night

Nos acercamos por la estación de tren (Hamburg HBF). Es enorme, la más concurrida del país, y casi la más activa de Europa, exceptuando Gare du Nord (París). Hemos intentado ir a un baño gratuito pero no hemos encontrado ninguno. Los baños de la estación son de pago. Hasta en el Mc Donalds, había una señora en la puerta preguntando por los tickets, y si no lo tenías te cobraba 50 céntimos.

Hamburgo – Estación de tren

Vamos de camino a la estación y nos encontramos con una especie de feria de comida, con un muñeco de jengibre en paja gigante y puestos con salmón ahumado.

Hamburgo – Mercadillo

Cerca de la estación están los dos lagos artificiales; el Binnenalster (el lago pequeño) y el Aussenalster (el lago grande). Aquí hay mucha ambiente; gente alimentado a los cisnes del lago, gente paseando, gente pescando, barcas por el lago, gente paseando por las orillas, que si la policía se para frente a unos que la lían, una bici rescatada del lago llena de algas…

Hamburgo – Binnenalster

Frente al Binnenalster está la famosa plaza del ayuntamiento, el centro neurálgico de la ciudad. Aquí encontramos una de las estampas más típicas de la ciudad, el ayuntamiento bajo los soportales del Passage Europa, las galerías comerciales. Al lado de estas galerías, esta la calle Jungfernstieg, una de las más famosas donde ir de compras en la ciudad. Aquí además, hay un embarcadero donde se pueden coger barcos para dar una vuelta por el lago.

Hamburgo – Plaza del ayuntamiento

Cerca está el speicherstadt, la ciudad almacén. Edificios de ladrillo rojo con pilotes de madera, separados por un canal que se puede cruzar por varios de sus puentes.

El parque Michelwiese, es uno de los espacios verdes de la ciudad. Un lugar muy animado, cuando pasamos nosotros estaban realizando actividades al aire libre para los más peques. Aunque el día no acompañaba, y una tormenta obligó a desalojar el lugar.

Hamburgo – Parque Michelwiese

Nos dirijamos hacia otro de los espacios verdes de la ciudad, el famoso parque Planten Un Blomen. Pero antes pasamos por la Iglesia de San Miguel en Hamburgo, símbolo de la ciudad. También por el museo de historia de Hamburgo.

Hamburgo – Iglesia de San Miguel y Museo de historia

Planten Un Blomen, «Plantas y flores» es un parque y jardín botánico, con el jardín japonés más grande de Europa. No tuvimos muy buen tiempo para disfrutarlo, así que nos decidimos por ir a comer algo. Siempre puedes encontrar una buena excusa para comerte una hamburguesa, pero que estés en la ciudad donde se han inventado es una ¡muy buena! Probamos las hamburguesas de Alex, lo cierto es que nos supieron a gloria. Además, el sitio estaba muy bien, cerca de la plaza del ayuntamiento y el lago Binnenalster.

Hamburgo – Planten un Blomen

Ya de vuelta, nos encontramos uno de los característicos carteles con Angela Merkel, para las elecciones Federales de 2017.

Hamburgo – Hamburguesas de Alex y cartel publicitario de Angela Merkel

Si tienes un poco más de tiempo no dejes de visitar el museo de miniaturas, el mercado del pescado (Fischmarkt), donde se hace la subasta del pescado cada domingo por la mañana, o salir de fiesta por la ciudad, ¡dicen que tiene mucho ambiente nocturno!

Si quieres empaparte del ambiente de Hamburgo, se te quedará muy corto un día!

Bremen en un día

Bremen es una pequeña ciudad del noroeste de Alemania, a orillas del río Weser, cuyo centro se puede recorrer en un día. Nosotros aparcamos a las afueras y escogimos la bici para pasear por esta ciudad. Aquí hemos estado un día como parte de nuestro roadtrip en nuestro paso por Alemania. ¡No te pierdas lo que puedes ver en Bremen en un día!

Aparcamos a las afueras y atravesamos el puente Wilhem-kaisen para llegar a la plaza del mercado de la ciudad. Aquí está la catedral de San Pedro de Bremen, iglesia evangélica del siglo XI. Siguiendo las líneas del tranvía llegamos a la biblioteca, muy original, donde paramos para calentarnos un poco.

Bremen – Puente Wilhem-kaisen, Iglesia de San Pedro y Biblioteca

Cruzando el río está la bonita estación de tren (hauptbahnhof). Desde aquí vemos a un montón de hinchas del Werder Bremen, con sus gorritos verdes cuan duende de bosque, que vienen de la estación y se paran a tomar cerveza y perritos en los puestos que hay por la ciudad antes del partido.

Bremen – Puesto de perritos, estación de tren e hinchas

En el parque Wallanlagen se encuentra el famoso molino de Bremen, convertido en un café ¡Si parece que no salimos de Holanda!

Bremen – Parque Wallanlagen y Molino de Bremen

Volvemos al centro por la Sögerstrasse, o calle de los cerdos. Se llama así porque por aquí pasaban los pastores con los cerdos. Y para recordarlo, pusieron varias estatuas de cerdos y sus lechones. Esta calle está llena de artistas callejeros.

Bremen – Artista callejero, calle de los cerdos y mercado

En la plaza principal nos encontramos con mercado. Venden flores, frutas y verduras, y un montón de ¡setas!

Bremen – Plaza principal

Nos animamos a probar unos Bratwurst, o salchichas alemanas. Te las ponen con un poquito de pan y un poco de salsa. ¡Están deliciosas!

Bremen – Bratwurst

De vuelta, caminando por las calles adoquinadas de Bremen, nos encontramos un montón de esculturas y de vida por las calles ¡No te aburrirás de pasear por la ciudad!

Bremen

Pasarás desapercibido si vas de puesto en puesto callejero probando sus delicias!

Amsterdam en un día

No podíamos dejar de visitar Amsterdam en nuestro paso por Holanda en nuestro roadtrip por Europa! La Venecia del norte atravesada por canales, y a orillas del río Amstel. Famosa por sus múltiples museos (como el de Ana Frank), el barrio rojo, o los coffee shops.

Amsterdam – Edificios típicos y bicicletas

En Amsterdam, el precio del aparcamiento es, de media, de 5 € por hora. Si llegas en coche, la mejor opción es un parking P+R. Hay varios en la ciudad y es sencillo de usar.

Sistema P+R

Llegas al parking y pagas 5 € por una tarjeta OV – Card (o dos, que es el mismo precio). Utilizas esta tarjeta para fichar (tanto a la entrada como a la salida) en el transporte público que te lleve al centro: Nosotros fuimos en tranvía.

Para volver tienes 24 horas de margen. Siempre utilizando la misma tarjeta tanto en el parking como en el medio de transporte que utilices.

Para retirar el vehículo escaneas las 2 tarjetas OV y ¡pagas 1 €! un total de 6€.
¡ATENCIÓN! El cambio de día lo computa a las 10 de la mañana, así que si aparcas antes de esta hora y lo retiras a la tarde pagarás por dos días (8€ en vez de 1, haciendo un total de 13€). Mejor, aparca a las 10:05 de la mañana 😉

¡A nosotros nos compensó! En Rotterdam, por ejemplo, pagamos cada uno 3€ por un trayecto en tranvía, desde donde teníamos la furgo hasta el centro de la ciudad (unos 8 km).

Amsterdam – Máquina OV-Card y viaje en tranvía

Amsterdam es una ciudad construida sobre canales. Muchas de las calles tienen canales paralelos, donde hay miles de bicis aparcadas, barcos turísticos y hasta barcos vivienda. Esto conviven con esas típicas casitas con hasta 3 alturas, con grandes ventanales y escaleritas de 4 o 6 peldaños. Es muy bonito pasear por sus calles de adoquines.
Hay mucha gente por el centro. Tanto en bici, como andando. Gente que se mueve por diferentes tipos de ambientes.
También es muy dinámica. Cada pocos pasos, te encuentras algo diferente.

Pasamos por las galerías comerciales (el precio de los baños era de 1 euro). Y nos tomamos un capuchino con macarroni incluido por 2,80€. Muy fino el sitio, en el baño tenían toallitas individuales de tela.

Amsterdam – Galerías comerciales y capuccino

Nuestra primera parada nos llevó a la casa de Ana Frank. Mucha gente para entrar en la casa museo. Después, fuimos hasta el mercado, nada interesante. Continuamos caminando, y nos encontramos un museo de tulipanes. Dos pasos más adelante hay un tienda/museo del queso, en el que podemos entrar gratuitamente. Hay cientos de quesos que podemos probar, alguno acompañados con mostaza, quesos de pesto azul, quesos curados. ¡El paraíso de los ratones!

Amsterdam – Quesos, casa museo de Ana Frank y museo de Tulipanes

De paseo por los canales, aparecen unos cisnes que se acercan a nuestro paso. Le damos un poco de pan seco y se estiran a cogerlo.

Amsterdam – Cisnes y Nemo

Continuamos andando y encontramos la enorme estación, en obras. Seguimos andando y llegamos hasta nemo, el museo de la ciencia. Allí al lado, un rocódromo en una construcción que parece un bloque de piedra derruído por una tormenta, y un bar con las mesas de colores.

Amsterdam – Estación, bar y rocódromo

Pasamos por uno de los míticos caffee shops, Bulldog, uno de los más conocidos de la ciudad. Aquí venden Marihuana o pastelitos de marihuana sativa de chocolate. Les llaman Space Cake, o pastel del espacio, y cuestan 7 €.

Amsterdam – Coffe Shop The Bulldog, tienda y pastelito

Callejeamos en busca de un sitio barato para comer. La oferta es increíble en diversidad, aunque no de precio. Kebabs, comida indú, chinos, pizzerías. Volvemos hacia el centro y nos comemos unos perritos calientes por 3,5 €. Puedes echarte los condimentos que quieras (cebolla, patatas fritas, pimiento, pepinillos, salsas…). ¡El perrito estaba malísimo!

Amsterdam – Chino, Kebab y puesto de perritos

Seguimos callejeando y nos encontramos una especie de mercado cubierto de venta de tulipanes y flores. Flores por el techo, venta de semillas, y souvenires típicos de los zuecos o amapolas.

Amsterdam – Mercado de tulipanes

Seguimos andando y encontramos un supermercado de lo más hipster y orgánico. Con productos muy originales, como la cola orgánica envasada en botellas de vidrio.

Pasamos por el mítico barrio rojo. Aquí la prostitución es legal y las trabajadoras tienen seguridad social. Es en este barrio donde están la mayor parte de escaparates donde trabajan las chicas, así como tiendas del sexo y algunos coffee shops.

Amsterdam – Barrio rojo

Vemos otro de los singulares puentes levadizos. Cerca está el Ice Bar, un bar donde puedes estar a -10 ºC tomándote unas copas. Por 25 euros te dan 3 bebidas, un abrigo para estar dentro y una foto.

Amsterdam – Ice bar, manneckin pis y puente levadizo

Seguimos caminando. Estamos empapados ya de frío, y entramos en un bar. Pedimos una sola cerveza, pero nos dicen que no puede ser, que cada persona tiene que consumir. Nos vamos y seguimos andando. Nos aventuramos a probar las patatas fritas más votadas en Holand Fries, Mannekin Pis. La pequeña cuesta 2,95 y ¡es enorme! La gente se come cada una un cucurucho, y con salsas. ¡WoW! Estábamos en los soportales de enfrente, comiendo las fritas como otras personas, de pie y heladitos, al resguardo de la lluvia.

En nuestro paseo por la ciudad nos encontramos tiendas de lo más curiosas; patitos de goma, disfraces, quesos enormes, aliens fosforitos…

Amsterdam – Tiendas curiosas

Además de lugares curiosos como el museo Body World, donde puedes observar la anatomía del cuerpo humano a través de cuerpos humanos reales disecados. También vemos cosillas curiosas, como una bici llena de flores o una máquina de fotos de las antiguas.

Curiosidades de Amsterdam

Quizás Amsterdam no tendrá las mejores edificaciones, pero es una ciudad muy dinámica, donde puedes apreciar la creatividad de la gente. Y donde ¡no te vas a aburrir!

En cada esquina te encuentras alguna cosa curiosa. ¡Eso sí! Hay muchos turistas. Las casas y los canales, con sus calles de adoquines, son muy bonitas para pasear.

Quieres seguir conociendo Holanda? Aquí tienes una guía con las ciudades más destacadas!

Groninga en un día

Al norte de Holanda, a unos 200 km de Amsterdam, realizamos nuestra última visita de nuestro paso por Holanda a la ciudad de Groninga en un día.

Aparcamos a las afueras, y vamos caminando hacia el centro. Pasamos por el curioso museo de artes, muy colorido sobre el río. Está en frente de la estación de tren.

Groninga – Canales y museo

Caminando hacia la plaza central, pasamos por unas galerías comerciales con mucho ambiente, artistas callejeros y mucha vida por las calles.

Groninga – Artistas callejeros

Paseamos por la Grote Markt, o plaza central. En esta plaza está el ayuntamiento, la torre Martinitoren (el edificio más alto de la ciudad) o el Drie Gezusters, uno de los pubs más grandes de Europa.

Groninga – Grote Markt y Martinitoren. Degustando unos dulces del mercado

Cerca del Grote Markt está el Vismarkt, la segunda plaza más grande de la ciudad, donde se celebra el mercado. Con puestos de dulces, frutas, verduras, quesos, y también muchas setas. Probamos alguno de los dulces, ¡están riquísimos! Y con el frío, sientan mucho mejor.

Vismarkt

A las afueras de la ciudad encontramos nuestra bici de repuesto en una tienda de segunda mano, por 100 €, después de que nos robaran una de las bicis en Paris. La verdad es que anda de maravilla. Lo malo es que hace ruido al frenar, y no tiene campanita. Pero tiene candado incorporado, marchas, y luces.

Groninga – Callejeando y bici

Aquí también paramos en una peluquería. El precio de lavar, cortar y peinar fue de 24,5 €.

Groninga es ciudad joven, universitaria, donde podemos encontrar una de las universidades más antiguas de los Países Bajos. Aquí muchos estudiantes vienen para mejorar su inglés. Es por eso que su vida nocturna es bastante activa, los bares y restaurantes, además, ¡abren todos los días!

Una ciudad pequeña pero con mucho ambiente joven, la próxima vez probaremos su vida nocturna!

Si vas a pasar unos días por este país, mira el recorrido que te proponemos.

No te pierdas nuestras novedades: