Archivos por Etiqueta: roadtrip

Haarlem en un día

Cerca de la costa y a sólo 20 km de la capital está Haarlem, una pequeña ciudad donde podemos ver una de las estampas más características de Holanda; su molino de viento De Adriaan.

Haarlem – Canal y bicicleta

El molino, construido en 1778, se encuentra a orillas del Spaarne. Fue reconstruído en el siglo XX tras un incendio. Se puede visitar, por 3 €. Ofrecen visitas guiados por el museo y se puede acceder al mirador.

molino de viento De Adriaan

El casco viejo de Haarlem, atravesado por canales, es muy bonito de visitar, y se puede recorrer cómodamente a pie.

El corazón de la ciudad es la plaza mayor o Grotemarkt, a 10 minutos andando del molino. Aquí está la iglesia de San Bavón, el ayuntamiento o el Vleeshal. La iglesia de San Bavón es famosa por albergar el órgano de tubos más grande del mundo, de Christian Müller. Vleeshal, construido en 1600, es donde se celebraba el mercado de la carne. Ahora alberga el museo de Frans Hals y el museo de arqueología. En la Grotemarkt se celebra mercado los lunes y sábados, y en Agosto se celebra el festival Jazz & more.

Haarlem – Grote Markt

De Haarlem son característicos los hofjes, asilos para mujeres ancianas, construidos alrededor de patios. Algunos de ellos se pueden visitar los fines de semana.

No te aburrirás de pasear por las calles de Haarlem. Nosotros nos encontramos una boda y vimos a la novia pasar en un coche antiguo, muy acorde con las antiguas construcciones de la ciudad.

Haalem – Callejeando

También un Minibieb, una estantería para el intercambio de libros. Aquí puedes coger uno de forma gratuita y tenerlo el tiempo que quieras. La única condición es que ¡dejes otro de vuelta! Además, puedes degustar una cerveza Jopen en una iglesia, ¡Así es! Esta cerveza se fabrica en una antigua iglesia reformada.

Callejeando por Haarlem y Minibieb

Haarlem es una ciudad típica Holandesa, tranquila y con encanto.

Conoce más posibilidades sobre que ver y hacer en Holanda!

Rotterdam en un día

Visitamos Rotterdam en el camino de nuestro roadtrip por Europa. ¡Mira todo lo que puedes hacer en Rotterdam en un día!

Rotterdam, la segunda ciudad más grande de los Países Bajos, es una ciudad muy original. Reconstruida casi totalmente después de la Segunda Guerra Mundial, apuesta por la innovación y modernidad. Muchos de sus edificios dañados fueron demolidos para ser reconstruidos. Su puerto, el Europoort, es el más grande de Europa, que se encuentra en la desembocadura del nuevo canal que conecta los ríos Rin y Meuse con el mar.

Aparcamos la furgo a las afueras de la ciudad, y como nos robaron una de las bicis durante el viaje, nos acercamos a la ciudad en tranvía. Por 3 € tenemos un billete cada uno, que podemos emplear en otros tranvías durante la siguiente hora.

La estación central y los rascacielos del centro de Rotterdam

Nos bajamos del tranvía en la estación de tren, en el centro de la ciudad. Aquí está la zona comercial, multitud de tiendas, restaurantes, altos edificios de negocios, el casino Holland, la sala de cine, la sala de conciertos. En esta zona, también está el ayuntamiento.

Rotterdam – Zona comercial y ayuntamiento

Caminando por la ciudad, nos encontramos con un montón de tranvías que atraviesan las calles, y canales con barcos donde tienen varios negocios.

Seguimos hacia el este donde está el Markthal o mercado cubierto, en el Barrio Laurens, que también sirve de vivienda ya que dentro hay apartamentos. ¡Es muy original! Su bóveda está toda pintada en cerámicas de colores. Aquí encontrarás muchos puestos de comida y dulces de todo tipo para llevar.

Rotterdam – Mercado

Salimos del mercado y nos encontramos en la estación de tranvía Blaak. Más edificios pintorescos, como la biblioteca pública, con las cañerías amarillas por fuera, un enorme parking de bicicletas, y al fondo, las famosas casas cúbicas.

Rotterdam – Edificios de la estación de tranvía y biblioteca

Las casas cúbicas son una urbanización con casas amarillas en forma de cubo inclinadas 45 grados, diseñadas por el arquitecto Piet Blom. Parece que dentro todo desafía a la gravedad, pero ¡nada más lejos de la realidad! El espacio se aprovecha dentro al máximo. Algunas de estas casas son privadas, y otras son hostel donde podrás dormir por aproximadamente 25 €. Una de las casas está abierta al público y se puede visitar por 2,5 €.

Rotterdam – Casas cubo

Tras las casas cubo encontramos el antiguo puerto (oude haven) en el distrito marítimo. Es un lugar lleno de terrazas donde tomar algo, y donde encontrarás uno de los mejores bares de cócteles de la ciudad. El puerto está lleno de barcos históricos (Cuidado! No se puede entrar a menos que seas invitado 🙂 ).

Rotterdam – Antiguo puerto – Oude haven

Yendo hacia el canal vemos el skyline tras el Erasmusbrug (El puente de Erasmo), uno de los puentes basculantes más largos de Europa. De camino, encontramos un montón de barcos atracados de todo tipo de negocios, ¡hasta un hospital!

Rotterdam – Puente de Erasmo y Skyline

Tras cruzar el puente está el bosque flotante; 20 olmos flotando en boyas sobre el canal, junto a una cúpula flotante. Seguimos caminando por la parada de metro de Rijnhaven y Maashaven. Cerca de esta, se encuentra el centro de exposiciones y ferias, y a 5 minutos el jardín botánico, que esta vez no tuvimos tiempo de visitar.

Rotterdam – bosque flotante

Pasamos por el Dokhavenpark y atravesamos el río de nuevo, pero esta vez bajo sus aguas, en un paso subterráneo, el Maastunnel, de 1300 metros. Con diferentes alturas, una para bicis y otra para peatones.

Rotterdam – Maastunnel y Dokhavenpark

Ya al otro lado del río está el Euromast, una torre mirador de casi 100 metros de alto con un restaurante. A su lado, el parque más famoso de Rotterdam, el parque Het, donde hay construida una iglesia Noruega.

Rotterdam – Euromast, parque Het e iglesia Noruega

De camino de vuelta no dejamos de encontrarnos más cosas curiosas, un árbol flotante, esculturas, calles pintadas… ¡No nos ha dejado de sorprender!

Rotterdam – De vuelta

Las construcciones de la ciudad no deja indiferente a nadie, a nosotros nos han parecido una pasada. Grandes y curiosos. ¡Vimos hasta un barco hospital!

Aquí te dejamos unos consejos para visitar Holanda!

Brujas en un día

Brujas (Brugge), al noroeste de Bélgica, es la ciudad más visitada del país. Destaca por sus construcciones medievales del siglo XI, sus canales y molinos. Es una ciudad pequeña que se recorre cómodamente a pie. Está rodeada por murallas y canales. Para entrar y salir, puedes encontrarte cola si alguno de sus puentes levadizos está levantado para dar paso a los barcos que recorren los canales.

Belgica – Entrada a la ciudad

Entramos por la Kruispoort o puerta de la Santa Cruz, al Noroeste de la ciudad.

Caminando unos 15 minutos, llegamos a la plaza mayor o la plaza del mercado, el centro de la ciudad. Desde aquí, salen carruajes de caballos. Hacen mercado en la calle todos los sábados, aunque no nos tocó verlo. Aquí encontramos a Belfort, su famoso campanario.

Belfort – Campanario Brujas – Bélgica

Al lado de esta plaza está la plaza de Burg, para nosotros, la mas bonita de Brujas. Aquí se ubican en edificios históricos, el ayuntamiento (stadhuis), el antiguo palacio de justicia (Brugse Vrije), la basílica de la Santa Sangre y la oficina de turismo.

Brujas – Plaza de Burg

Siguiendo hacia el norte encontramos la plaza de Jan Van Eyck, dedicada a este pintor renacentista.

Continuando hacia el sur, está la iglesia medieval de Nuestra Señora. Su torre es la más alta de la ciudad.

Brujas – Iglesia de nuestra señora y galería de arte de Marc Claerhout

Más hacia el sur, está el Minnewater, o lago del amor. A sus orillas descansan cientos de cisnes y patos. En los alrededores, está el Beguinaje, o la casa de las Beguinas. Una asociación de mujeres cristianas que dedican su vida a los necesitados.

Brujas – Lago del amor

Además de las bonitas construcciones medievales que puedes observar paseando por Brujas, su oferta cultural es muy variada.

  • El Groeningemuseum, uno de los museos más importantes de arte flamenco.
  • La galería de arte de Marc Claerhout con las estatuas de bronce.
  • La fábrica de cerveza de Halve Maan.
  • El museo del chocolate.

Para aparcar, en las afueras de la ciudad, necesitarás un disco horario, ya que el estacionamiento está limitado a 2 horas.

¿Quieres saber por donde continuar tu paseo por Bélgica? Te proponemos una ruta ¡aquí!

Es muy fácil de recorrer, no te hará falta una guía para visitar Brujas en un día. Limítate a disfrutar!!

Convivir con tu pareja en 4 m2 y no morir en el intento

Convivir en furgoneta con tu pareja: un tema fundamental. Un viaje de meses con tu pareja, solos, sin rutina, con todo el tiempo para vosotros, idílico, ¿verdad? A nosotros también nos parecía eso al principio. Pero… en calma el mar no creas, por sereno que lo veas.

Esta vez Caminos Opuestos mostrará su lado más íntimo. Una parte fundamental que también forma parte de esta aventura en busca de experiencias: convivir en furgoneta con tu pareja.

Primer día en furgo. Perfecto, increíble y hasta mágico. Perfecto por levantarnos con muy buen humor, preparando un rico desayuno en unas mesas de madera del parque. Increíble, por la buena conexión entre nosotros y por haber dejado atrás nuestras rutinarias vidas anteriores. Mágico por el lugar donde estábamos, por el paseo en bici entre los árboles, las pozas y los molinos de agua.

Convivir en furgoneta con tu pareja

Convivir en furgoneta con tu pareja

Los siguientes días, empiezan esos pequeños roces sanos, pero entran dentro de lo aceptable. Seguimos sonriendo, se nos ocurren planes, no paramos de hacer fotos… Con el paso de los días nos empiezan a incomodar un poco las maneras del otro, es decir, nos volvemos más intransigentes.

Contras de convivir en furgoneta

Convivir en 4 m2 donde la cama es la cocina, que a su vez es el salón, el cual también es el armario y la despensa y el medio de transporte, no es nada fácil. ¿Por qué?

Porque tienes que compaginar todas las tareas. O se duerme o se cocina. Las luces o están apagadas o encendidas.

Porque dejas de tener ese momento de descanso en solitario, ese momento de: me tiro en el sofá 5 minutos mirando las musarañas. Ese momento de reflexión bajo la ducha.

Porque muestras todas tus cartas. No tienes intimidad. Se pierden, o se hacen más difíciles las sorpresas hacia tu pareja.

Porque necesitas mutuo acuerdo en la organización del día. Donde aparcar para dormir. La hora de apagar luces, o a que hora levantarse. Día de playa o montaña. Escoger el siguiente destino o quedarse un día más. Y un largo etcétera de decisiones.

Comunicación en la pareja

Comunicación en la pareja

Porque no tienes las comodidades de casa. Buscar aparcamiento en sombra, para no tener un horno de furgo por el día. Encontrar sitio tranquilo y que te permitan pernoctar para no despertarte con un poema en el parabrisas con el símbolo de euro. Buscar una fuente de agua potable todos los días para llenar el depósito. Vaciar el depósito de agua sucias en lugares habilitados. Buscar donde poder ducharte, que no es fácil, si intentas respetar el entorno.

Estos elementos zancadillean tu día a día. Minan tus pensamientos y hasta llegan a derrumbarte por momentos. Nos volvimos tan irascibles que, gestos insignificantes de la convivencia, los transformamos en cortantes indirectas más peligrosas que una piraña en un bidé, como:

  • Prefiero fregar yo, así no cae tanta agua por fuera.
  • Abre y cierra otra vez, que creo que la puerta aún no se rompió.
  • No sé quién sería el último en utilizar la pasta de dientes…
  • El estropajo absorbe agua, igual es mejor no dejarlo fuera del fregadero.
  • ¡Pumm! ¡Que te dije que parases! – Si me estás haciendo todo el rato los mismos gestos, ¿cómo voy a saber cuándo quieres que siga para atrás o que pare?

Furgoneta

Estas no son frases bonitas, pero en un ambiente saludable de pareja, se toman con humor. Dada la situación, llegaban a ser conversaciones que pasaban factura a la relación de pareja. Hemos pasado por baches, incluso por socavones. Hemos estado “conviviendo” en la furgo sin hablarnos, haciendo de esto sueños rotos.

Te confesaremos un secreto: somos una pareja muy pasional, y cuando estamos bien, estamos muy bien. Pero cuando estamos mal…

“Tras la tormenta viene la calma, lo mismo en el cielo que en nuestra alma”

Con el paso del tiempo estamos aprendiendo a vivir de esta forma, a darle la vuelta a las incomodidades. Clave fundamental para que convivir en una furgoneta de 4 m2 no sean una barrera entre nosotros.

Dentro de la furgo

Los momentos duros nos han reforzado. Una mayor tolerancia, complicidad, saber escuchar y hasta mayor admiración por el otro.

convivir en furgoneta con tu pareja

Convivir en furgoneta con tu pareja

Convivir en un espacio tan reducido nos ha brindado la oportunidad de conocer aún más si cabe a la otra persona. Algo que es y será uno de los recuerdos más bonitos que tendremos de esta aventura como pareja.

Podríamos decir que mar en calma no hace un buen marinero. Ahora nosotros ya somos capitanes!!

Ruta en furgo buscando experiencias

En caminos opuestos nos hemos propuesto realizar (2017) una ruta en furgo de más de 10.000 km. Partimos desde Galicia y queremos llegar hasta Noruega, recorriendo toda la costa.

En este mapa queremos compartir contigo nuestros lugares de pernocta, las playas donde hemos surfeado, las ciudades más importantes o emblemáticas que hemos visitado, y los lugares naturales más bonitos donde hemos estado.

¿Tienes alguna sugerencia? ¿Necesitas algún consejo para tu viaje? Ponte en contacto con nosotros!

Ruta en furgo

No te pierdas nuestras novedades: