Archivos por Etiqueta: roadtrip europa

Amsterdam en un día

No podíamos dejar de visitar Amsterdam en nuestro paso por Holanda en nuestro roadtrip por Europa! La Venecia del norte atravesada por canales, y a orillas del río Amstel. Famosa por sus múltiples museos (como el de Ana Frank), el barrio rojo, o los coffee shops.

Amsterdam – Edificios típicos y bicicletas

En Amsterdam, el precio del aparcamiento es, de media, de 5 € por hora. Si llegas en coche, la mejor opción es un parking P+R. Hay varios en la ciudad y es sencillo de usar.

Sistema P+R

Llegas al parking y pagas 5 € por una tarjeta OV – Card (o dos, que es el mismo precio). Utilizas esta tarjeta para fichar (tanto a la entrada como a la salida) en el transporte público que te lleve al centro: Nosotros fuimos en tranvía.

Para volver tienes 24 horas de margen. Siempre utilizando la misma tarjeta tanto en el parking como en el medio de transporte que utilices.

Para retirar el vehículo escaneas las 2 tarjetas OV y ¡pagas 1 €! un total de 6€.
¡ATENCIÓN! El cambio de día lo computa a las 10 de la mañana, así que si aparcas antes de esta hora y lo retiras a la tarde pagarás por dos días (8€ en vez de 1, haciendo un total de 13€). Mejor, aparca a las 10:05 de la mañana 😉

¡A nosotros nos compensó! En Rotterdam, por ejemplo, pagamos cada uno 3€ por un trayecto en tranvía, desde donde teníamos la furgo hasta el centro de la ciudad (unos 8 km).

Amsterdam – Máquina OV-Card y viaje en tranvía

Amsterdam es una ciudad construida sobre canales. Muchas de las calles tienen canales paralelos, donde hay miles de bicis aparcadas, barcos turísticos y hasta barcos vivienda. Esto conviven con esas típicas casitas con hasta 3 alturas, con grandes ventanales y escaleritas de 4 o 6 peldaños. Es muy bonito pasear por sus calles de adoquines.
Hay mucha gente por el centro. Tanto en bici, como andando. Gente que se mueve por diferentes tipos de ambientes.
También es muy dinámica. Cada pocos pasos, te encuentras algo diferente.

Pasamos por las galerías comerciales (el precio de los baños era de 1 euro). Y nos tomamos un capuchino con macarroni incluido por 2,80€. Muy fino el sitio, en el baño tenían toallitas individuales de tela.

Amsterdam – Galerías comerciales y capuccino

Nuestra primera parada nos llevó a la casa de Ana Frank. Mucha gente para entrar en la casa museo. Después, fuimos hasta el mercado, nada interesante. Continuamos caminando, y nos encontramos un museo de tulipanes. Dos pasos más adelante hay un tienda/museo del queso, en el que podemos entrar gratuitamente. Hay cientos de quesos que podemos probar, alguno acompañados con mostaza, quesos de pesto azul, quesos curados. ¡El paraíso de los ratones!

Amsterdam – Quesos, casa museo de Ana Frank y museo de Tulipanes

De paseo por los canales, aparecen unos cisnes que se acercan a nuestro paso. Le damos un poco de pan seco y se estiran a cogerlo.

Amsterdam – Cisnes y Nemo

Continuamos andando y encontramos la enorme estación, en obras. Seguimos andando y llegamos hasta nemo, el museo de la ciencia. Allí al lado, un rocódromo en una construcción que parece un bloque de piedra derruído por una tormenta, y un bar con las mesas de colores.

Amsterdam – Estación, bar y rocódromo

Pasamos por uno de los míticos caffee shops, Bulldog, uno de los más conocidos de la ciudad. Aquí venden Marihuana o pastelitos de marihuana sativa de chocolate. Les llaman Space Cake, o pastel del espacio, y cuestan 7 €.

Amsterdam – Coffe Shop The Bulldog, tienda y pastelito

Callejeamos en busca de un sitio barato para comer. La oferta es increíble en diversidad, aunque no de precio. Kebabs, comida indú, chinos, pizzerías. Volvemos hacia el centro y nos comemos unos perritos calientes por 3,5 €. Puedes echarte los condimentos que quieras (cebolla, patatas fritas, pimiento, pepinillos, salsas…). ¡El perrito estaba malísimo!

Amsterdam – Chino, Kebab y puesto de perritos

Seguimos callejeando y nos encontramos una especie de mercado cubierto de venta de tulipanes y flores. Flores por el techo, venta de semillas, y souvenires típicos de los zuecos o amapolas.

Amsterdam – Mercado de tulipanes

Seguimos andando y encontramos un supermercado de lo más hipster y orgánico. Con productos muy originales, como la cola orgánica envasada en botellas de vidrio.

Pasamos por el mítico barrio rojo. Aquí la prostitución es legal y las trabajadoras tienen seguridad social. Es en este barrio donde están la mayor parte de escaparates donde trabajan las chicas, así como tiendas del sexo y algunos coffee shops.

Amsterdam – Barrio rojo

Vemos otro de los singulares puentes levadizos. Cerca está el Ice Bar, un bar donde puedes estar a -10 ºC tomándote unas copas. Por 25 euros te dan 3 bebidas, un abrigo para estar dentro y una foto.

Amsterdam – Ice bar, manneckin pis y puente levadizo

Seguimos caminando. Estamos empapados ya de frío, y entramos en un bar. Pedimos una sola cerveza, pero nos dicen que no puede ser, que cada persona tiene que consumir. Nos vamos y seguimos andando. Nos aventuramos a probar las patatas fritas más votadas en Holand Fries, Mannekin Pis. La pequeña cuesta 2,95 y ¡es enorme! La gente se come cada una un cucurucho, y con salsas. ¡WoW! Estábamos en los soportales de enfrente, comiendo las fritas como otras personas, de pie y heladitos, al resguardo de la lluvia.

En nuestro paseo por la ciudad nos encontramos tiendas de lo más curiosas; patitos de goma, disfraces, quesos enormes, aliens fosforitos…

Amsterdam – Tiendas curiosas

Además de lugares curiosos como el museo Body World, donde puedes observar la anatomía del cuerpo humano a través de cuerpos humanos reales disecados. También vemos cosillas curiosas, como una bici llena de flores o una máquina de fotos de las antiguas.

Curiosidades de Amsterdam

Quizás Amsterdam no tendrá las mejores edificaciones, pero es una ciudad muy dinámica, donde puedes apreciar la creatividad de la gente. Y donde ¡no te vas a aburrir!

En cada esquina te encuentras alguna cosa curiosa. ¡Eso sí! Hay muchos turistas. Las casas y los canales, con sus calles de adoquines, son muy bonitas para pasear.

Quieres seguir conociendo Holanda? Aquí tienes una guía con las ciudades más destacadas!

Groninga en un día

Al norte de Holanda, a unos 200 km de Amsterdam, realizamos nuestra última visita de nuestro paso por Holanda a la ciudad de Groninga en un día.

Aparcamos a las afueras, y vamos caminando hacia el centro. Pasamos por el curioso museo de artes, muy colorido sobre el río. Está en frente de la estación de tren.

Groninga – Canales y museo

Caminando hacia la plaza central, pasamos por unas galerías comerciales con mucho ambiente, artistas callejeros y mucha vida por las calles.

Groninga – Artistas callejeros

Paseamos por la Grote Markt, o plaza central. En esta plaza está el ayuntamiento, la torre Martinitoren (el edificio más alto de la ciudad) o el Drie Gezusters, uno de los pubs más grandes de Europa.

Groninga – Grote Markt y Martinitoren. Degustando unos dulces del mercado

Cerca del Grote Markt está el Vismarkt, la segunda plaza más grande de la ciudad, donde se celebra el mercado. Con puestos de dulces, frutas, verduras, quesos, y también muchas setas. Probamos alguno de los dulces, ¡están riquísimos! Y con el frío, sientan mucho mejor.

Vismarkt

A las afueras de la ciudad encontramos nuestra bici de repuesto en una tienda de segunda mano, por 100 €, después de que nos robaran una de las bicis en Paris. La verdad es que anda de maravilla. Lo malo es que hace ruido al frenar, y no tiene campanita. Pero tiene candado incorporado, marchas, y luces.

Groninga – Callejeando y bici

Aquí también paramos en una peluquería. El precio de lavar, cortar y peinar fue de 24,5 €.

Groninga es ciudad joven, universitaria, donde podemos encontrar una de las universidades más antiguas de los Países Bajos. Aquí muchos estudiantes vienen para mejorar su inglés. Es por eso que su vida nocturna es bastante activa, los bares y restaurantes, además, ¡abren todos los días!

Una ciudad pequeña pero con mucho ambiente joven, la próxima vez probaremos su vida nocturna!

Si vas a pasar unos días por este país, mira el recorrido que te proponemos.

Haarlem en un día

Cerca de la costa y a sólo 20 km de la capital está Haarlem, una pequeña ciudad donde podemos ver una de las estampas más características de Holanda; su molino de viento De Adriaan.

Haarlem – Canal y bicicleta

El molino, construido en 1778, se encuentra a orillas del Spaarne. Fue reconstruído en el siglo XX tras un incendio. Se puede visitar, por 3 €. Ofrecen visitas guiados por el museo y se puede acceder al mirador.

molino de viento De Adriaan

El casco viejo de Haarlem, atravesado por canales, es muy bonito de visitar, y se puede recorrer cómodamente a pie.

El corazón de la ciudad es la plaza mayor o Grotemarkt, a 10 minutos andando del molino. Aquí está la iglesia de San Bavón, el ayuntamiento o el Vleeshal. La iglesia de San Bavón es famosa por albergar el órgano de tubos más grande del mundo, de Christian Müller. Vleeshal, construido en 1600, es donde se celebraba el mercado de la carne. Ahora alberga el museo de Frans Hals y el museo de arqueología. En la Grotemarkt se celebra mercado los lunes y sábados, y en Agosto se celebra el festival Jazz & more.

Haarlem – Grote Markt

De Haarlem son característicos los hofjes, asilos para mujeres ancianas, construidos alrededor de patios. Algunos de ellos se pueden visitar los fines de semana.

No te aburrirás de pasear por las calles de Haarlem. Nosotros nos encontramos una boda y vimos a la novia pasar en un coche antiguo, muy acorde con las antiguas construcciones de la ciudad.

Haalem – Callejeando

También un Minibieb, una estantería para el intercambio de libros. Aquí puedes coger uno de forma gratuita y tenerlo el tiempo que quieras. La única condición es que ¡dejes otro de vuelta! Además, puedes degustar una cerveza Jopen en una iglesia, ¡Así es! Esta cerveza se fabrica en una antigua iglesia reformada.

Callejeando por Haarlem y Minibieb

Haarlem es una ciudad típica Holandesa, tranquila y con encanto.

Conoce más posibilidades sobre que ver y hacer en Holanda!

Rotterdam en un día

Visitamos Rotterdam en el camino de nuestro roadtrip por Europa. ¡Mira todo lo que puedes hacer en Rotterdam en un día!

Rotterdam, la segunda ciudad más grande de los Países Bajos, es una ciudad muy original. Reconstruida casi totalmente después de la Segunda Guerra Mundial, apuesta por la innovación y modernidad. Muchos de sus edificios dañados fueron demolidos para ser reconstruidos. Su puerto, el Europoort, es el más grande de Europa, que se encuentra en la desembocadura del nuevo canal que conecta los ríos Rin y Meuse con el mar.

Aparcamos la furgo a las afueras de la ciudad, y como nos robaron una de las bicis durante el viaje, nos acercamos a la ciudad en tranvía. Por 3 € tenemos un billete cada uno, que podemos emplear en otros tranvías durante la siguiente hora.

La estación central y los rascacielos del centro de Rotterdam

Nos bajamos del tranvía en la estación de tren, en el centro de la ciudad. Aquí está la zona comercial, multitud de tiendas, restaurantes, altos edificios de negocios, el casino Holland, la sala de cine, la sala de conciertos. En esta zona, también está el ayuntamiento.

Rotterdam – Zona comercial y ayuntamiento

Caminando por la ciudad, nos encontramos con un montón de tranvías que atraviesan las calles, y canales con barcos donde tienen varios negocios.

Seguimos hacia el este donde está el Markthal o mercado cubierto, en el Barrio Laurens, que también sirve de vivienda ya que dentro hay apartamentos. ¡Es muy original! Su bóveda está toda pintada en cerámicas de colores. Aquí encontrarás muchos puestos de comida y dulces de todo tipo para llevar.

Rotterdam – Mercado

Salimos del mercado y nos encontramos en la estación de tranvía Blaak. Más edificios pintorescos, como la biblioteca pública, con las cañerías amarillas por fuera, un enorme parking de bicicletas, y al fondo, las famosas casas cúbicas.

Rotterdam – Edificios de la estación de tranvía y biblioteca

Las casas cúbicas son una urbanización con casas amarillas en forma de cubo inclinadas 45 grados, diseñadas por el arquitecto Piet Blom. Parece que dentro todo desafía a la gravedad, pero ¡nada más lejos de la realidad! El espacio se aprovecha dentro al máximo. Algunas de estas casas son privadas, y otras son hostel donde podrás dormir por aproximadamente 25 €. Una de las casas está abierta al público y se puede visitar por 2,5 €.

Rotterdam – Casas cubo

Tras las casas cubo encontramos el antiguo puerto (oude haven) en el distrito marítimo. Es un lugar lleno de terrazas donde tomar algo, y donde encontrarás uno de los mejores bares de cócteles de la ciudad. El puerto está lleno de barcos históricos (Cuidado! No se puede entrar a menos que seas invitado 🙂 ).

Rotterdam – Antiguo puerto – Oude haven

Yendo hacia el canal vemos el skyline tras el Erasmusbrug (El puente de Erasmo), uno de los puentes basculantes más largos de Europa. De camino, encontramos un montón de barcos atracados de todo tipo de negocios, ¡hasta un hospital!

Rotterdam – Puente de Erasmo y Skyline

Tras cruzar el puente está el bosque flotante; 20 olmos flotando en boyas sobre el canal, junto a una cúpula flotante. Seguimos caminando por la parada de metro de Rijnhaven y Maashaven. Cerca de esta, se encuentra el centro de exposiciones y ferias, y a 5 minutos el jardín botánico, que esta vez no tuvimos tiempo de visitar.

Rotterdam – bosque flotante

Pasamos por el Dokhavenpark y atravesamos el río de nuevo, pero esta vez bajo sus aguas, en un paso subterráneo, el Maastunnel, de 1300 metros. Con diferentes alturas, una para bicis y otra para peatones.

Rotterdam – Maastunnel y Dokhavenpark

Ya al otro lado del río está el Euromast, una torre mirador de casi 100 metros de alto con un restaurante. A su lado, el parque más famoso de Rotterdam, el parque Het, donde hay construida una iglesia Noruega.

Rotterdam – Euromast, parque Het e iglesia Noruega

De camino de vuelta no dejamos de encontrarnos más cosas curiosas, un árbol flotante, esculturas, calles pintadas… ¡No nos ha dejado de sorprender!

Rotterdam – De vuelta

Las construcciones de la ciudad no deja indiferente a nadie, a nosotros nos han parecido una pasada. Grandes y curiosos. ¡Vimos hasta un barco hospital!

Aquí te dejamos unos consejos para visitar Holanda!

Bélgica en furgoneta

Bélgica ha sido la tercera etapa en nuestro roadtrip por Europa donde hemos estado 5 días. Aquí te podrás encontrar ciudades de cuentos de hadas, paisajes medievales, una rica gastronomía y muchos canales.

En Bélgica ¡lo tendrás complicado para elegir cerveza! Con más de 1000 variedades de cerveza, la mayoría se embotellan, en lugar de enlatarse, y casi cada una tiene su propio vaso o copa. Cerveza roja, Ambar, Lambic, Pilser, son algunos tipos que podrás probar allí.

Cerveza Belga

Cerveza Belga

No te costará encontrar sus famosos gofres (wafles); en bares, puestos callejeros o restaurantes. Esponjosos, calentitos y deliciosos, puedes combinarlos con diferentes toppings como plátano, helado o chocolate!

Deliciosos gofres belgas

Deliciosos gofres belgas

Si te gusta el chocolate, ¡estás de suerte! El chocolate Belga es famoso en todo el mundo por su calidad y sabor.

Los Belgas son, en general, unas personas muy amables que harán lo que puedan para ayudarte. Aunque no todos sepan inglés, harán lo posible por entenderte 🙂

Nos acercamos a la costa para ver si había olas para surfear (Oostende), pero resultó que estaba como un plato.

Playa para surfear en Bélgica

Playa para surfear en Bélgica

Hemos empezado nuestro recorrido desde Brujas, pasando por Gante, por su capital Bruselas y Amberes. ¡Te ayudamos a planificar tu recorrido por Bélgica!

Bélgica en furgoneta

Durante nuestro roadtrip de cinco días por Bélgica en furgoneta, nos hemos encontrado más dificultades que en Francia, respecto a la vida sobre ruedas. Estos son nuestros consejos para tener en cuenta cuando viajes por este país en furgoneta!

  • Es complicado buscar agua. No hay en gasolineras, ni en parques. Algunos días, hemos tenido que utilizar la aplicación (Drinkingwater) para encontrarla.
  • Los precios son bastante más caros que en Francia. Sobre todo, lo notamos en carnes, pescados, frutas. También en la gasolinera.
  • El idioma: Además del francés, también se habla flamenco. No todo el mundo entiende inglés allí.
  • Para aparcar: Todas las ciudades por las que pasamos, tenían ORA en el centro. En algunas, podías aparcar a las afueras utilizando un disco horario por un par de horas.
  • Pernoctas: No hemos tenido ningún problema. Utilizamos Park4Night para buscar donde quedarnos.
  • El tiempo: Estuvimos a principios de septiembre. No nos llovió, pero aunque salia un sol radiante hacía bastante frío.
Bélgica en Furgoneta

Bélgica en Furgoneta

Fácil y cómoda para visitar en furgo

No te pierdas nuestras novedades: