Visitamos Rotterdam en el camino de nuestro roadtrip por Europa. ¡Mira todo lo que puedes hacer en Rotterdam en un día!

Rotterdam, la segunda ciudad más grande de los Países Bajos, es una ciudad muy original. Reconstruida casi totalmente después de la Segunda Guerra Mundial, apuesta por la innovación y modernidad. Muchos de sus edificios dañados fueron demolidos para ser reconstruidos. Su puerto, el Europoort, es el más grande de Europa, que se encuentra en la desembocadura del nuevo canal que conecta los ríos Rin y Meuse con el mar.

Aparcamos la furgo a las afueras de la ciudad, y como nos robaron una de las bicis durante el viaje, nos acercamos a la ciudad en tranvía. Por 3 € tenemos un billete cada uno, que podemos emplear en otros tranvías durante la siguiente hora.

La estación central y los rascacielos del centro de Rotterdam

Nos bajamos del tranvía en la estación de tren, en el centro de la ciudad. Aquí está la zona comercial, multitud de tiendas, restaurantes, altos edificios de negocios, el casino Holland, la sala de cine, la sala de conciertos. En esta zona, también está el ayuntamiento.

Rotterdam – Zona comercial y ayuntamiento

Caminando por la ciudad, nos encontramos con un montón de tranvías que atraviesan las calles, y canales con barcos donde tienen varios negocios.

Seguimos hacia el este donde está el Markthal o mercado cubierto, en el Barrio Laurens, que también sirve de vivienda ya que dentro hay apartamentos. ¡Es muy original! Su bóveda está toda pintada en cerámicas de colores. Aquí encontrarás muchos puestos de comida y dulces de todo tipo para llevar.

Rotterdam – Mercado

Salimos del mercado y nos encontramos en la estación de tranvía Blaak. Más edificios pintorescos, como la biblioteca pública, con las cañerías amarillas por fuera, un enorme parking de bicicletas, y al fondo, las famosas casas cúbicas.

Rotterdam – Edificios de la estación de tranvía y biblioteca

Las casas cúbicas son una urbanización con casas amarillas en forma de cubo inclinadas 45 grados, diseñadas por el arquitecto Piet Blom. Parece que dentro todo desafía a la gravedad, pero ¡nada más lejos de la realidad! El espacio se aprovecha dentro al máximo. Algunas de estas casas son privadas, y otras son hostel donde podrás dormir por aproximadamente 25 €. Una de las casas está abierta al público y se puede visitar por 2,5 €.

Rotterdam – Casas cubo

Tras las casas cubo encontramos el antiguo puerto (oude haven) en el distrito marítimo. Es un lugar lleno de terrazas donde tomar algo, y donde encontrarás uno de los mejores bares de cócteles de la ciudad. El puerto está lleno de barcos históricos (Cuidado! No se puede entrar a menos que seas invitado 🙂 ).

Rotterdam – Antiguo puerto – Oude haven

Yendo hacia el canal vemos el skyline tras el Erasmusbrug (El puente de Erasmo), uno de los puentes basculantes más largos de Europa. De camino, encontramos un montón de barcos atracados de todo tipo de negocios, ¡hasta un hospital!

Rotterdam – Puente de Erasmo y Skyline

Tras cruzar el puente está el bosque flotante; 20 olmos flotando en boyas sobre el canal, junto a una cúpula flotante. Seguimos caminando por la parada de metro de Rijnhaven y Maashaven. Cerca de esta, se encuentra el centro de exposiciones y ferias, y a 5 minutos el jardín botánico, que esta vez no tuvimos tiempo de visitar.

Rotterdam – bosque flotante

Pasamos por el Dokhavenpark y atravesamos el río de nuevo, pero esta vez bajo sus aguas, en un paso subterráneo, el Maastunnel, de 1300 metros. Con diferentes alturas, una para bicis y otra para peatones.

Rotterdam – Maastunnel y Dokhavenpark

Ya al otro lado del río está el Euromast, una torre mirador de casi 100 metros de alto con un restaurante. A su lado, el parque más famoso de Rotterdam, el parque Het, donde hay construida una iglesia Noruega.

Rotterdam – Euromast, parque Het e iglesia Noruega

De camino de vuelta no dejamos de encontrarnos más cosas curiosas, un árbol flotante, esculturas, calles pintadas… ¡No nos ha dejado de sorprender!

Rotterdam – De vuelta

Las construcciones de la ciudad no deja indiferente a nadie, a nosotros nos han parecido una pasada. Grandes y curiosos. ¡Vimos hasta un barco hospital!

Aquí te dejamos unos consejos para visitar Holanda!