En nuestro roadtrip por Europa hemos hecho una parada de un día por la segunda más poblada de Alemania, a casi 300 km de Berlín. Más de la mitad de la ciudad fue reconstruida tras los bombardeos de la Segunda Guerra mundial, pero gracias a su importante puerto – Uno de los más transitados de Europa, tras el de Rotterdam – ha conseguido recuperarse. Aquí confluye el río Elba con los ríos Alster y Bille. Si no tienes mucho tiempo para visitar Hamburgo, aquí te proponemos un plan para un día en la ciudad.

Nos quedamos a dormir en la ciudad, casi a orillas del río, en un park4night con buena puntuación, en frente de la iglesia luterana de San Gertru. Por la mañana nos acercamos al centro en bici.

Hamburgo – park4night

Nos acercamos por la estación de tren (Hamburg HBF). Es enorme, la más concurrida del país, y casi la más activa de Europa, exceptuando Gare du Nord (París). Hemos intentado ir a un baño gratuito pero no hemos encontrado ninguno. Los baños de la estación son de pago. Hasta en el Mc Donalds, había una señora en la puerta preguntando por los tickets, y si no lo tenías te cobraba 50 céntimos.

Hamburgo – Estación de tren

Vamos de camino a la estación y nos encontramos con una especie de feria de comida, con un muñeco de jengibre en paja gigante y puestos con salmón ahumado.

Hamburgo – Mercadillo

Cerca de la estación están los dos lagos artificiales; el Binnenalster (el lago pequeño) y el Aussenalster (el lago grande). Aquí hay mucha ambiente; gente alimentado a los cisnes del lago, gente paseando, gente pescando, barcas por el lago, gente paseando por las orillas, que si la policía se para frente a unos que la lían, una bici rescatada del lago llena de algas…

Hamburgo – Binnenalster

Frente al Binnenalster está la famosa plaza del ayuntamiento, el centro neurálgico de la ciudad. Aquí encontramos una de las estampas más típicas de la ciudad, el ayuntamiento bajo los soportales del Passage Europa, las galerías comerciales. Al lado de estas galerías, esta la calle Jungfernstieg, una de las más famosas donde ir de compras en la ciudad. Aquí además, hay un embarcadero donde se pueden coger barcos para dar una vuelta por el lago.

Hamburgo – Plaza del ayuntamiento

Cerca está el speicherstadt, la ciudad almacén. Edificios de ladrillo rojo con pilotes de madera, separados por un canal que se puede cruzar por varios de sus puentes.

El parque Michelwiese, es uno de los espacios verdes de la ciudad. Un lugar muy animado, cuando pasamos nosotros estaban realizando actividades al aire libre para los más peques. Aunque el día no acompañaba, y una tormenta obligó a desalojar el lugar.

Hamburgo – Parque Michelwiese

Nos dirijamos hacia otro de los espacios verdes de la ciudad, el famoso parque Planten Un Blomen. Pero antes pasamos por la Iglesia de San Miguel en Hamburgo, símbolo de la ciudad. También por el museo de historia de Hamburgo.

Hamburgo – Iglesia de San Miguel y Museo de historia

Planten Un Blomen, «Plantas y flores» es un parque y jardín botánico, con el jardín japonés más grande de Europa. No tuvimos muy buen tiempo para disfrutarlo, así que nos decidimos por ir a comer algo. Siempre puedes encontrar una buena excusa para comerte una hamburguesa, pero que estés en la ciudad donde se han inventado es una ¡muy buena! Probamos las hamburguesas de Alex, lo cierto es que nos supieron a gloria. Además, el sitio estaba muy bien, cerca de la plaza del ayuntamiento y el lago Binnenalster.

Hamburgo – Planten un Blomen

Ya de vuelta, nos encontramos uno de los característicos carteles con Angela Merkel, para las elecciones Federales de 2017.

Hamburgo – Hamburguesas de Alex y cartel publicitario de Angela Merkel

Si tienes un poco más de tiempo no dejes de visitar el museo de miniaturas, el mercado del pescado (Fischmarkt), donde se hace la subasta del pescado cada domingo por la mañana, o salir de fiesta por la ciudad, ¡dicen que tiene mucho ambiente nocturno!

Si quieres empaparte del ambiente de Hamburgo, se te quedará muy corto un día!