En nuestro paso por Cantabria hemos encontrado los lugares más desconocidos de la costa, ¿te animas de descubrirlos? ¡Aquí te lo contamos!

Liencres

Entramos en Cantabria por el oeste, siguiendo la carretera de la costa. La primera parada en nuestro paso por Cantabria es el parque Natural de las Dunas de Liencres. Este parque cuenta con dos playas, una más tranquila con un inmenso arenal, Valdearenas, a la que llegas a través de una urbanización. Y otra más salvaje donde puedes practicar surf, Canallave. A esta playa se llega a través de un gran pinar, que contrasta con la escasa vegetación de la zona de los alrededores.

Dispone de un amplio aparcamiento, aunque no se puede pernoctar ahí. Hacia el este del aparcamiento, existe un camino de tierra por el que no se puede circular pero es perfecto para dar un paseo, un running o un paseo en bici. Este camino bordea la costa y tiene unas preciosas vistas de los acantilados. Las vacas que pastan por la zona estarán presentes en todo el camino.

Liencres – Playa de Canallave

Galizano

Nuestra siguiente parada por Cantabria, es una pequeña localidad costera rodeada de múltiples campos de maíz. Un lugar tranquilo, pero bastante concurrido para pernoctar en las noches de verano, por lo que te recomendamos buscarlo con antelación. El furgoperfecto que vimos de la zona estaba ya llenísimo cuando llegamos.

Cerca puedes encontrar la famosa playa de Somo para surfear.

De este sitio nos llevamos una anécdota que te contaremos en nuestro próximo post de anécdotas.

Galizano

Noja

Un pequeño pueblo turístico donde puedes encontrar todos los servicios necesarios (supermercados, lavandería, reparaciones, …). Al este del pueblo encuentras la playa de Trengandín, con un arenal de casi 3 km. Con marea baja puedes apreciar todas las formaciones rocosas al oeste de la playa, que parecen extrañas esculturas desde lejos.

A espaldas de la playa sólo hay montaña, lo que te da la sensación de encontrarte en un paraíso aislado. Puedes recorrer este paseo rural por el que encontrarás cabras y alguna tienda ecológica.

Saliendo del camino de tierra puedes encontrar algún bar de copas, en alguno puedes escuchar rock.

Nosotros nos quedamos en este pueblo durante 3 noches, ya que tuvimos un incidente con el transformador (te lo contamos en el post de anécdotas). En estos días no vimos olas como para surfear, aunque hay alguna escuela de surf local cerca de la playa. Aún sin olas nos lo hemos pasado bien, mira como pasamos el tiempo.

Noja (Cantabria)

Santander

Santander es una ciudad extensa, y la mejor forma para recorrerla es en bici. Cuenta con un largo carril bici, principalmente por la zona marítima. Puedes aparcar tu vehículo en el barrio pesquero de forma gratuita. Buena comunicación de esta zona al centro, ya sea a pie, en bici o en autobús. Además, también hacen excursiones en barco.

Nosotros empezamos nuestro recorrido en bici desde el barrio de pescadores, y tiramos hacia el norte, hasta el casco histórico.

Pasamos por los jardines de la Pereda, donde está la catedral de Santander, o el centro botín; un museo de arte, donde tuvimos la suerte de escuchar un concierto callejero de jazz.

Continuando el carril bici por el paso marítimo pasamos por el planetario, el Palacio de Festivales de Cantabria y el museo Marítimo del Cantábrico hasta llegar a la playa, bastante abarrotada de gente en verano.

Cambiamos nuestros rumbo y atravesamos la ciudad hasta llegar a la primera playa del sardinero, donde hay unos jardines con vistas al mar para pasear tranquilamente con vistas al Cantábrico.

Y aquí se acaba nuestro fugaz paso por esta ciudad.

Otras opciones son visitar el palacio de la Magdalena, el muelle de las carabelas (al este), el parque de las Llamas (en el centro de la ciudad) o el cabo menor (al norte de la ciudad).

Paseo marítimo y playas de Santander

Aunque no lo hayamos visitado porque en esta ruta no nos ha coincidido, cuando tengamos oportunidad no nos perderemos las Cuevas de Altamira, la estación de esquí de Alto Campoo o el Capricho de Gaudi en Comillas.

Cantabria aún siendo un territorio pequeño, cuenta con multitud de rincones para perderse.