Muchos somos los que agotados por la rutina no vemos la salida al final del túnel. Resignados a la frase “es lo que hay” aguantamos el chaparrón de la amargura. ¿Y por qué aguantamos? Porque dicen que deberíamos estar contentos, “tienes trabajo” y “a fin de mes tienes un sueldo”. La cosa no se queda aquí. Esa amargura se traslada a tu entorno familiar o de amigos, con los que no disfrutas. Te estás llevando a casa los problemas.

¿Realmente piensas esperar a que se solucione solo? Y mientras esperas, pasan los años…

Darse cuenta de esta situación no es fácil, puesto que la damos como algo normal. Necesitamos reflexionar, ya sea de forma individual, o en pareja. Una técnica útil puede ser plasmar en una hoja tus objetivos o cosas que quieras probar a largo plazo. Da rienda suelta a lo que realmente quieres.

Plantéate ahora puntos intermedios de cómo puedes conseguir esos objetivos. Si después de esto crees que no es para ti, que tu ya tienes una vida muy cuadriculada, tranquilo, continúa leyendo.

Cómo sabemos que es más fácil decirlo que hacerlo, en Caminos Opuestos sólo te contamos aquello que hemos experimentado y nos ha resultado óptimo!

Aquí te proponemos 5 ideas para revertir la situación y empezar el cambio.

Cambio de ciudad

Posiblemente el proyecto de más pretensión. Conlleva no sólo el cambio de residencia, sino también nueva relación con la familia, nuevos amigos, hábitos, aficiones y lo más seguro que nuevo trabajo. Dependiendo del lugar también un cambio de costumbres.

Te invitamos a que lo averigües por tí mismo, pero te anticipamos que puede ser una alternativa para el cambio maravillosa.

Qué no estás preparado para dar ese salto, busca una nueva residencia en tu ciudad, puede darte ese soplo de aire fresco que buscabas.

Cambio del tipo de trabajo

Encasillado porque en su día aceptaste trabajar en algo que verdaderamente no era lo tuyo. Tal vez ya hayas tocado techo y sientes que no avanzas. Redirige tu carrera profesional, opta a esa rama que siempre quisiste o esa que crees que te gusta. Propón un cambio a tu jefe, hazle esa propuesta que llevas tiempo meditando.

Ser ingeniera informática y profesora de surf es compatible

Cambio de empresa

Sabemos que no todas las ocupaciones son iguales. Sabemos que lo fácil para unos es complicado para otros, pero lo que te aseguramos es que si no buscas, no lo encuentras. Busca trabajo en otras empresas, llegará en momento en que encuentres algo que te resulte atractivo. Y tranquilo, buscar una alternativa no es engañar a tu jefe.

Excedencia

No es ficticio, las excedencias existen. No te dejes engañar la excedencia es un derecho de los trabajadores. Es una buena opción para hacer un punto de inflexión en tu vida. Ojo con el temible año sabático, puede pasarte factura. Plantéate el qué hacer durante ese tiempo, y cumple tus objetivos y deseos de la lista. Nosotros compartimos nuestra plan para alcanzar ese cambio en la vida. 

Tendrás que fijarte en si están en situación de poder pedirla, el tipo, la duración y si existe obligación o no de la empresa de volver a contratarte. Tranquilo, pregunta y asesórate.

Estudia algo diferente

Si necesitas algo más moderado, porque piensas que lo anterior es arriesgar demasiado, ¡prueba eso! Convierte una afición en algo más. Aunque lo hagas solo con expectativas de saber más sobre el tema, nunca sabes hasta dónde puede llegar.

Claro que existen muchas más ideas para el cambio, estas solo han sido unas alternativas que hemos probado. ¿Has experimentado algún otro plan para el cambio? Ponte en contacto con nosotros a través de nuestro formulario o deja un comentario de tu experiencia!