En nuestro roadtrip por Francia, hemos estado en Nantes. No te pierdas lo que ver en Nantes en un día!

Nantes, de la región de Países de Loira, fue capital Verde Europea en 2013. Está situada al Oeste de Francia, a las orillas del río Loira. Es la ciudad donde nació Julio Verne. Con un ambiente joven y cosmopolita, donde te puedes encontrar a un elefante metálico paseando por las calles. Suena interesante, no?

De aquí son típicos los caramelitos rigolettes (Les rigolettes Nantaises) y las galletas Lu.

Si llegas en coche a Nantes, para aparcar de forma gratuita hay que ir a las afueras de la ciudad. Sin embargo, los domingos no se paga y podrás encontrar fácil aparcamiento cerca del centro.

Si sólo dispones de un día en Nantes, no te pierdas:

La torre de Lu

La antigua fábrica de galletas Lu se ha rehabilitado y convertido en un centro cultural, conocido como Un lugar único (Lieu Unique).  Es este espacio se encuentra un bar restaurante, un hamman, una tienda y una guardería.

Nantes – Punto de información y la antigua fabrica de galletas Lu

El castillo de los duques de Bretaña

Es una antigua fortaleza medieval que sirvió como residencia de los duques de Bretaña entre los siglos XIII – XV. Actualmente se encuentra abierta al público de forma gratuita. Se puede entrar y pasear por sus murallas, desde donde se pueden disfrutar de unas bonitas vistas a la ciudad.

Es posible entrar al interior del castillo por 8 €. También disponen de audio guías.

Nantes – Castillo de los duques de Bretaña

Sus jardines son un sitio perfecto para un picnic. En los fosos conviven tortugas, patos, y unas carpas enormes.

Nantes – Castillo de los duques de Bretaña

El castillo se encuentra en el centro de la ciudad. A sus puertas, puedes encontrar la oficina de turismo.

La catedral de Nantes

La catedral de Saint-Pierre-et-Saint-Paul, de estilo románico, se encuentra a 10 minutos del castillo de los duques de Bretaña. Destaca el sarcófago con las estatuas de Francisco II y de Margarita de Foix.

Nantes – Fachada de la catedral e interior

Las máquinas de la Isla

Sin duda, la principal atracción de la ciudad. La ciudad de las máquinas están instaladas en los antiguos astilleros de la ciudad. Un espacio inspirado en los mundos de Julio Verne y las máquinas mecánicas de Leonardo Da Vinci, que te transporta a otro lugar.

El enorme elefante mecanizado, de 12 metros de alto, se pasea por la explanada echando agua por su trompa. Es increíble verlo andar, paseando a los turistas en su interior. Puedes verlo, incluso, pestañear.

Nantes – Les Machines D’Ille – Elefante mecanizado

También hay dos tiovivos. Uno de ellos más pequeño, pero no por ello menos sorprendente por los extraños seres mecanizados en los que se pueden montar los más pequeños. El otro tiovivo, es el carrusel de los mundos marinos. De 3 pisos de alto, junto al que se detiene el elefante.

Nantes – Les machines D’ille – Carrusel y elefante mecanizado

El precio de entrada a la galería de las máquinas es de 8,5 €, el mismo precio que el paseo en elefante.

La zona es de los más animada. Cuando llegamos, nos encontramos una fiesta gratuita con DJ’s, a orillas del río y al aire libre.

Nantes – DJs a orillas del Loira

Museo Dobrée

El museo Dobrée, próximo al museo de historia natural, alberga manuscritos, libros, objetos egipcios y de la Edad Media. La colección que atesoraba Thomas Dobrée.

Nantes – Museo Dobrèe

La plaza Graslin

En la zona peatonal de la ciudad encontramos la plaza Graslin. Aquí está el restaurante La Cigale, el más famoso de la ciudad, que lleva más de 100 años abierto. En frente, está la ópera. En el medio de la plaza, adornada con flores, hay una bonita fuente, y la estatua de una langosta, que cuando la visitamos estaba tapada por las obras.

Nantes – Plaza Graslin – La opera y la Cigale

Passage Pommeraye

Las galerías comerciales de la ciudad, construida en 1841.

Nantes – Passage Pommeraye

La torre Bretaña

La torre más alta de la ciudad, de 114 metros de altura, desde la que podrás ver una panorámica de la ciudad por 1 €. Con una bonita cigüeña en la cima, dentro del bar de Le nid.

Nantes – Torre Bretaña

Plaza Royale

Otra singular plaza con palmeras esculpidas y una gran fuente. Dentro de la zona peatonal, se suelen realizar diferentes eventos.

Nantes – Plaza Royale

Plaza Square Maquis-de-saffré

En esta plaza pudimos disfrutar de un ambiente alternativo y música en directo de uno de los bares. Con vistas al río y rodeados de pintorescas esculturas.

Nantes – Plaza Square Maquis-de-saffré

Sin duda, Nantes es una ciudad que no te dejará indiferente. No esperes encontrar grandes edificios históricos, pero sí originalidad y singularidad.